Menú de navegación
Soncillo

Soncillo

Albergue Juvenil de Soncillo

Mayo 82015

ESCAPADA A SONCILLO

Soncillo se encuentra en la parte norte de la provincia de Burgos, a los pies del puerto del Escudo, formando parte integrante del término municipal más amplio del Valle de Valdebezana.

De forma general, el municipio de Valle de Valdebezana se integra en la zona turística conocida como Las Merindades y pertenece al partido judicial de Villarcayo. Se trata de un lugar bien comunicado, por cuya zona pasan varias carreteras que dan acceso tanto a Cantabria, como al País Vasco o bien a la ciudad de Burgos, a través de las carreteras N-232, la N-623 ó bien la C-6318.

¿Dónde dormir?

Existe un hotelito de tres estrellas que se llama “El Capricho de Clemente”, situado en la misma plaza del pueblo, del cual no os puedo hablar por experiencia, pero la gente del lugar hablan bien de él, en especial de su cocina.

Siempre que hemos hecho una escapada a Soncillo, nos hemos alojado en el Albergue Juvenil de Soncillo, que se encuentra a la salida del pueblo por la N-232 con dirección a Villarcayo, se trata de un Albergue con buenas habitaciones y bastante cómodo, con varias salas comunes donde poder reunirse después de cenar para comentar los avatares del día o planificar la siguiente jornada. Para mi es sin duda la mejor opción, si decides alojarte en Soncillo.

Es justo recordar que se trata de un Albergue y no de un hostal o de un hotel, es decir, a la hora de comer uno debe de ponerse la mesa y luego recogerla. En las habitaciones no hay sábanas ni toallas, las cuales se pueden pedir y llevaría un coste adicional, las habitaciones tienen lo justo para dormir con baño incluido y sin lujos, pero tienes todo lo necesario para estar cómodo y descansar.

¿Que ver?

Esta es la gran pregunta para los que van por primera vez a esta zona de Burgos, pues hay tantas cosas que ver que es imposible hacerlo en una sola escapada, por lo que os propongo varias opciones a cual mejor y que cada uno decida qué hacer o ver.

1º.- Cuevas de Ojo Guareña

El Complejo Cárstico de Ojo Guareña, constituye la mayor red de cavidades conocida en España, y una de las más importantes de Europa y el mundo. El desarrollo actual de galerías, topografiadas por el Grupo Espeleologico Edelweiss, asciende a un total de 110 Km., desarrollándose éstas en seis niveles claramente diferenciados, circulando por el inferior los ríos Guareña y Trema, principales modeladores del Complejo.

Aquí existen actualmente dos cuevas para ver y complementarias ambas entre sí, la primera y más antigua es la Cueva de San Bernabé, antigua forma de absorción del río Guareña, hoy fosilizada, que se encuentra a 60 m de desnivel sobre el actual sumidero del río Guareña. Cueva y sumidero se localizan en un valle ciego conocido como “Circo de San Bernabé”, en el que el río Guareña encontró una zona ampliamente fisurada por la que desde tiempos remotos se convirtió en curso subterráneo, formando así la mayor parte de las galerías del complejo.

La cueva de San Bernabé está acondicionada con una pasarela con rampas que salvan el desnivel, barandilla e iluminación a lo largo de los 400 metros de recorrido, lo que permite que la visita sea cómoda y segura. Un guía acompaña en todo momento al grupo y a través de sus explicaciones nos acerca al conocimiento de una realidad compleja e inaccesible para muchos como es el mundo subterráneo, tanto en su componente natural (geología, litología, hidrología, biología, etc), arqueológico y cultural. Un audiovisual complementa al guía mostrando imágenes de sectores del complejo no visitables  por ser inaccesibles, o extremadamente frágiles.

Desde antiguo la cueva se ha convertido en centro de Ermita San Bernabéactividad cultural y religiosa, como lo demuestra la presencia de la ermita rupestre de “San Tirso y San Bernabé”, donde culmina la visita con la apreciación de pinturas murales de 1705 y 1877 que relatan los milagros y martirios de ambos santos, o donde se celebra la tradicional romería que cada año, por el 6 de junio, congrega a más de 3.000 romeros.

La segunda es Cueva Palomeras,la cual a mi juicio hay que ver sí o sí, pues las más de cuatro horas que dura la visitaCueva Palomeras a la cueva se te hacen muy cortas y amenas, los pequeños y no tan pequeños, se sienten como auténticos espeleólogos.

Me gustaría matizar, que se trata de una cueva viva en la que en época de lluvias o deshielo circula el agua por su interior, por lo que no existen grandes formaciones de estalactitas o estalagmitas ni actuaciones humanas, está completamente salvaje y natural y eso es lo que la hace especial.

2º.- Túnel de la Engaña

El túnel de La Engaña, con su halo de sufrimiento y misterio, constituye por sí mismo un foco de atracción turística, raro es el día en que no hay coches de excursionistas o de curiosos aparcados a ambos lados de este pasadizo fantasma. La horadación de la, durante muchos años, galería ferroviaria más larga de España (6.976 metros) fue una auténtica gesta lograda con medios muy precarios entre 1942 y 1959. Hasta 1945, los trabajos más ingratos recayeron sobre presos republicanos de la dictadura franquista.

Durante la perforación, murieron más de 16 obreros aplastados por lisos que se desprendían del techo o víctimas de la explosión de las pegas de dinamita. Cientos de trabajadores contrajeron la silicosis, enfermedad de la que perecieron muchos de ellos. Las condiciones laborales eran penosas, con turnos de doce horas en los que había que soportar un ruido infernal, un ambiente asfixiante y una humedad perniciosa. Y todo para que el tren nunca atravesara la montaña que costó tantas vidas.

3º.- Puentedey

Puentedey forma parte de un bellísimo paisaje bañado por el río Nela y rodeado por grandes rocas, valles y praderas, antiguamente el río Nela rodeaba el pueblo por su parte derecha, salvando de esta manera el muro rocoso, pero poco a poco el río se fue filtrando por las fisuras existentes, ensanchándolas con el paso del tiempo, hasta formar lo que a día de hoy podemos disfrutar.

Parte de su casco urbano se encuentra sobre el mismo puente como la Casa Palacio de los Porras, la Iglesia de San Pelayo, el potro de herrero y los hornos de pan. Además Puentedey es el lugar ideal para el turismo rural, puesto que en esta bella localidad se pueden practicar diversas actividades como senderismo, piraguas, espeleología, caza, pesca, etc…

Uno de los grandes atractivos de Puentedey es su puente de piedra, el puente esta rodeado por una gran muralla, que pertenece a la Casa Palacio y que se construyo para la defensa de la localidad durante la época de guerras medievales.La casa palacio data del siglo XV y a lo largo de la historia ha ido sufriendo diversas restauraciones en su estructura original.

4º.- Desfiladero de las Palancas

La ruta por el desfiladero de las palancas comienza en el pueblo de Lándraves, en la carretera que une Incinillas y Soncillo por Manzanedo, antes de comenzar este paseo tendremos en cuenta que su realización está limitada a determinadas épocas del año. En temporada de lluvias y deshielo, el paso por los desfiladeros es más peligroso y complicado por el excesivo caudal de agua. Por el contrario, en los meses estivales, el cauce del arroyo de la Serna es inferior. Desde Lándraves cruzamos el río Trifón por un puente. Tomamos la estrecha senda de la izquierda (GR-85), el arroyo que quedará a la izquierda, será nuestro compañero de viaje. Tras unos minutos de suave marcha el camino se encaja en el primer desfiladero. Es un paso complicado cuando el cauce del arroyo está alto y, en ocasiones, es posible que tengamos que retornar. Comenzamos un suave ascenso hasta llegar al segundo desfiladero; en el trayecto disfrutaremos con varios pequeños saltos y rápidos. Llegamos así a la segunda hoz; son casi doscientos metros de largo entre desafiantes paredes verticales de más de cien metros de altura. Por sus escasos cuatro metros de anchura, discurre el cauce del arroyo y el sendero, por el que tendremos que pasar de piedra en piedra. Desde aquí podemos regresar o continuar la marcha a Munilla, núcleo rural que destaca por su original emplazamiento y su peculiar iglesia románica. Para llegar a esta población ascenderemos lentamente hacia la derecha, pasando entre árboles, praderas y explotaciones ganaderas. Regresaremos a Lándraves por el mismo itinerario.

5º.- Salto de agua y Hayedo de las Pisas

Este pequeño recorrido comienza en el Barrio de Abajo de Villabáscones. Descendemos por la carretera, dejando la iglesia a nuestra derecha, para tomar el camino de la izquierda que parte junto a la curva. Este trayecto nos va adentrando en un fresco hayedo. En pocos metros admiraremos el bello espectáculo que nos ofrece el arroyo de las Canales al precipitarse al vacío formando pequeños escalones. Continuamos por el camino principal hasta encontrarnos con el arroyo de la Gándara. Ahora, al remontar el arroyo, el recorrido se hace más divertido ya que sortearemos rocas y ramas antes de llegar a nuestro destino: el inigualable paraje del Salto de Las Pisas.Cascada de las Pisas Podemos regresar, bien por el mismo camino, o bien por otro que asciende y nos conduce hasta la carretera, desde donde nos dirigiremos al aparcamiento. Ambos trayectos coinciden con la señalización del sendero GR-85, marcada en colores rojo y blanco.

6º.- Orbaneja del Castillo

El pueblo se recorre pronto y durante el invierno viven en él muy pocas personas. En ningún momento el visitante puede abstraerse del ruido que provoca la cascada que nace en el mismo centro de la localidad y que es protagonista indiscutible de la estructura urbana. Sus cristalinas aguas brotan en la base de la Cueva del Agua, caverna que se abre en el cantil rocoso que preside el pueblo y que lo divide en dos partes: Villa y Puebla, condicionando por completo la vida de sus gentes. Por esta cueva, que forma parte del interesante complejo kárstico de Orbaneja, tienen su salida natural las aguas subterráneas provenientes de un enorme acuífero situado en el subsuelo del páramo de Bricia. El caudal de esta surgencia, de carácter permanente a lo largo del año, aumenta considerablemente en época de fuertes lluvias y deshielo, de tal manera que el recorrido de las aguas saltando desde los distintos niveles de terraza de toba, formados y recrecidos gracias a ellas, es un espectáculo único e indescriptible, sobre todo en primavera. En la actualidad, la cueva se visita con un guía y se puede caminar un buen trecho dentro de la misma. A pesar de que no lleva agua, se puede escuchar cómo el ruido del agua cercana retumba en las paredes. Antiguamente este caudal sirvió para mover las piedras de unos cinco molinos harineros distribuidos a la vera de la cueva, de los que todavía hoy se conservan restos. Sus aguas se precipitan unos 20 metros hacia el Ebro deshaciéndose en espuma sobre una poza de aguas cristalinas.
En este singular paraje se encuentra uno de los conjuntos de arquitectura popular mejor conservados y con mayor encanto de toda Castilla y León. Las casas son de evidente traza montañesa, como no podía ser de otro modo dada la proximidad geográfica de Cantabria. Las casas no son de mucha altura, pero su aspecto exterior se estiliza con las elegantes solanas de madera que se asoman a las viejas y estrechas calles del pueblo. Tan apiñadas están las casas, que parece que los balcones estuvieran suspendidos en el aire. El pueblo, en permanente cuesta, se ha edificado sobre unas cuantas terrazas estrechas de piedra toba. La abundancia de este material, singulariza la propia arquitectura popular, al ser utilizado profusamente en la edificación. Mientras el primer cuerpo de los edificios está construido en mampostería caliza, buscando un mejor aislamiento de la humedad, los pisos superiores presentan un aspecto más uniforme y cuidado debido a la utilización de la piedra toba, en forma de sillares. La porosidad y ligereza de esta piedra, junto a su facilidad para ser trabajada, la convierten en un material muy apropiado tanto para la construcción de muros como para el relleno de entramados de madera.

La estrechez del valle no deja lugar al terrazgo. Tan sólo algunas pequeñas huertas se sitúan a la vera del Ebro. Tradicionalmente, los campos de cultivo se han localizado en un nivel superior al pueblo. Concretamente en la paramera circundante, único espacio abierto y llano susceptible de ser labrado a pesar de las limitaciones climáticas y edáficas. El lugar, conocido como las eras de Orbaneja del Castillo, cuenta con una serie de chozas de piedra. Estas construcciones, de planta circular o cuadrada, construidas en mampostería caliza y con falsas cubiertas abovedadas, constituyen uno de los más interesantes conjuntos de arquitectura popular de la provincia burgalesa. Servían de granero y lugar de abrigo en el que poder resguardarse, en caso de tormenta. Dentro del núcleo, el espacio de mayor amplitud corresponde a la boca de la Cueva del Agua, por lo que, desde sus orígenes, el manantial ha ocupado en Orbaneja un lugar central y protagonista. Sobre un espigón rocoso, al pie de la fuente, se sitúa una casa fuerte que pudo pertenecer a los marqueses de Aguilar. Otros edificios singulares son la Casa de los Canes y la Casa de los Pobres. La primera recibe este nombre por haber reutilizado canecillos románicos en su decoración. La Casa de los Pobres, antiguo hospital en el siglo XVI, cuenta con soportal de madera y un elegante entramado de piedra toba. En cuanto a su organización interna, es uno de los ejemplos más primitivos de la comarca. Consta de una planta baja con cuadras y la superior con un amplio espacio de cocina sin campana, recocina y estancias de habitación. Desde la original plaza, compartimentada por el cauce del manantial, se puede ascender por un empinado camino hasta alcanzar una cornisa natural desde la que admirar el grandioso paisaje del cañón del Ebro.
Frente al apiñado caserío, la margen derecha del río aparece coronada por un descomunal conjunto de estructuras calcáreas naturales que, desde la lejanía, asemejan ruinas. Es uno de los ejemplos más espectaculares de modelado kárstico dentro del cañón. Efectivamente, el relieve ruiniforme resultante evoca formas fantásticas, que asemejan ruinas, retazos de un que el ha perpetuado en el topónimo del pueblo que de hecho si existió, ya que en la cima de la parte interior del recodo del rio Ebro, mas o menos enfrente del pueblo, hay una amplia explanada donde estaba situado el castillo. Cuando se asciende hacia esa cima por el estrecho sendero, se pueden contemplar partes de la tosca y amplia muralla y en la cima ya solo queda montones de piedra de lo que antaño fuera la fortificación.

Más Información»
Ruta de las Caras
Abril 112014

Llegar a la Ruta de las Caras desde Buendía

Una vez en Buendía, para llegar hasta la Ruta de las Caras, habrá que seguir las indicaciones de los carteles que se encuentran dentro del nucleo urbano y que nos conducirán hasta un camino. Una vez allí, hay cuatro kilómetros hasta las Esculturas. Este camino conduce a un primer desvío que hay que tomar por la izquierda, señalizado también por un cartel indicativo. Si se sigue por este camino se va a a parar a un deposito de agua situado en lo alto de una colina, donde habrá que desviarse a la derecha hasta el último cartel rodeado de olivos. Éste último conduce hacia la izquierda.

Este camino termina en una explanada pegada a los pinos, justo antes de llegar a ella encontraremos un cartel explicativo de la Ruta y sus esculturas. En esta explanada, frente a los dos pequeños olivos y a la izquierda de las tierras de cultivo, parte una senda señalizada, que siguiéndola nos conduce a las primeras esculturas. Las esculturas se encuentran distribuidas por la zona, llegando casi hasta el pantano.

Recorrido

Plano Ruta de las Caras

1.- Moneda de Vida
2.- Cruz Templaria
3.- Krishna
4.- Maitreya
5.- Arjuna
6.- Espiral del Brujo
7.- Chemari
8.- La Monja
9.- Chamán
10.- Beethoven
11.- Paleto
12.- Duende Grieta
13.- Duende Indio
14.- De Muerte
15.- Dama Pantano
16.- Cruz del Temple
17.- Virgen de Lis
18.- Virgen Caras

Una vez en Buendía, para llegar hasta las Caras, habrá que seguir las indicaciones de los carteles indicadores de la Ruta.

El primero se encuentra junto al arco y los restos de las murallas del siglo XV, el cual llevará hasta la salida del pueblo. Una vez allí, hay cuatro kilómetros hasta las Esculturas. Este camino conduce a un primer desvío que hay que tomar por la izquierda, señalizado también por un cartel indicativo. Si se sigue por este camino se va a parar a un depósito de agua situado en lo alto de una colina, donde habrá que desviarse a la derecha y recorrer unos 3 kilómetros hasta el último cartel rodeado de olivos. Éste último conduce hacia la izquierda.

Una vez aquí, sólo hay que seguir por el camino mas transitado, entre almendros y olivares hasta unos pinares, encontrando al final dos pequeños olivos rodeados de pinos. Allí se puede estacionar el coche e internarse en el pinar para comenzar la visita a la Ruta, ya que las esculturas se encuentran distribuidas por la zona, llegando casi hasta el pantano, estando estas principalmente en paralelo al camino principal. Para facilitar el recorrido se encuentra en la zona un panel con miniaturas de las caras.

Frente a los dos pequeños olivos, a la izquierda de las tierras de cultivo, parte una senda señalizada, que siguiéndola, a unos 200 metros, encontraremos la primera escultura, la Moneda de Vida un bajorrelieve alegórico de 2 metros, la senda continua de frente pero a los pocos metros gira hacia la izquierda pasando junto a unas paredes rocosas. En estas hay 4 esculturas, Cruz Templaría, Krishna, Maitreya y Arjuna, a escasos metros unas de otras. La senda continua en paralelo a las rocas, divisándose una esplendida panorámica del pantano de Buendía, recorridos 150 metros veremos la Espiral del Brujo, escultura alegórica, junto a otra, Chemary un gran nomo. Estas se encuentran escasos metros del aparcamiento, pero si queremos continuar la Ruta seguiremos la senda que parte de la cara llamada Chemary, y recorridos unos 250 mts. se llega a una pequeña explanada llena de olivos donde está La Monja, una cara de 1,60 metros.

Ruta de las Caras

Estando junto a la Monja pasaremos junto a una covacha, y continuando a escasos metros bajaremos una pequeña pendiente y entre las rocas y pinos, encontraremos al Chamán, mirando al pantano. En los alrededores se encuentran también una serie de rostros de entre medio metro y un metro y medio de altura con Nombres tan curiosos como el Extraterrestre y el Beethoven de Buendía. La senda continua siguiendo la mirada del Chamán en dirección al pantano, en un alto se divisa una calavera llamada De Muerte. En la misma peña, por el otro lado, está la Dama del Pantano, mirando a la presa.

Desde la Dama, sale una senda paralela al agua en dirección a Buendía que nos lleva hasta la Peña de las Vírgenes, a unos 300 metros. En ella están esculpidas en una pared rocosa las tres ultimas esculturas: La Cruz del Temple, de 0,8 metros de diámetro, La Virgen de la Flor de Lis, y a su derecha La Virgen de las Caras.

Más Información»
Ruta de las Xanas
Abril 112014

Ruta de Las Xanas / Valdolayés

La ruta de las Xanas se encuentra en el corazón del centro de Asturias, este magnífico desfiladero es el hermano pequeño de la Garganta del Cares, pero para muchos senderistas mucho más bello y menos masificado. Fue declarado Monumento Natural por el Principado de Asturias, en Abril de 2002.

Ruta de las Xanas

La ruta del Desfiladero de las Xanas, tanto por su gran interés natural, paisajístico y didáctico, como por su escasa dificultad, es una de las mejores elecciones como ruta de iniciación para pequeños y mayores. La senda fue tallada en la roca, en un antiguo proyecto para conectar los pueblos de Pedroveya, Rebollada y Dosango con el valle del Trubia. En nuestro caminar hacia Pedroveya, iremos atravesando varios túneles esculpidos en la piedra.

Su ubicación, en el Concejo de Santo Adriano, la hace accesible en pocos minutos desde las principales ciudades de Asturias. Al no ser una ruta ni muy larga ni muy exigente ( el trayecto de ida y vuelta se hace en unas 3 o 4 horas) con un recorrido de 8 km y unos 500m de desnivel, es ideal para hacer en cualquier época del año y para todas las edades.

El nombre del desfiladero hace honor a las hadas de la mitología astur, Las Xanas, hadas que habitan en los ríos y las fuentes de esta hermosa región.

Como llegar

Si tomamos como referencia Oviedo, hay que coger la N-634 dirección Grado, al llegar a Trubia hay que girar a la izquierda siguiendo el valle del río Trubia, después de pasar Tuñón y a unos trescientos metros antes de llegar al pueblo de Villanueva, en el margen izquierdo de la carretera, nos encontraremos el parking y zona recreativa de Las Xanas.

Mapa desfiladero de las Xanas

Aquí dejaremos el coche y nos encontraremos con un panel informativo del recorrido por el Monumento Natural del Desfiladero de Las Xanas.

El Itinerario

plano ruta de las xanasPara acceder al sendero hay que subir por la cuneta de la carretera que lleva a Tenebro durante unos 200 m, hasta el acceso al margen derecho a una senda bien marcada y señalizada con una losa de piedra que indica el comienzo del desfiladero.
Comenzamos aquí a ascender suavemente por el sendero de piedras, ganando altura sin gran dificultad. A nuestra espalda dejamos los valles de Proaza y los montes que separan Teverga de Quiros.

Unos cuantos metros más arriba nos adentraremos de lleno en el desfiladero, la zona más abrupta con numerosos túneles tallados en roca. Con el río a nuestros pies, en este tramo habrá que tener especial cuidado, pues en algunos puntos hay más de 80m de precipicio. Eso sí, los tramos más vertiginosos, están protegidos con pasamanos de cuerda para mayor seguridad de los senderistas.

Poco a poco la senda va saliendo del estrecho y se interna en el bosque de hayas y castaños que se vuelve especialmente hermoso en el otoño. El camino recorre el bosque y atraviesa el río de las Xanas por un pequeño puente de madera. Tras avanzar en ascenso un poco más, saldremos a un territorio abierto, de prados de pasto, desde donde se sube a la ermita de San Antonio, guardada por un tejo centenario. Este hermoso lugar es el final de la ruta de las Xanas.

Una vez aquí solo nos queda regresar por el mismo camino hasta coger el coche o dirigirnos a reponer fuerzas e ir a comer a Casa Generosa en Pedroveya que es un pueblo con una interesante arquitectura popular.

Después de comer haremos el regreso por la Ruta de Valdolayes por lo que la excursión continúa por Dosango y Valdolayés.

Pedroveya

Pedroveya es un pintoresco pueblo de montaña con hórreos, casas típicas y un ambiente apacible. En la plaza del pueblo hay un bar que sirve para recuperar las energías gastadas en la subida a las Xanas. La excursión sale de la población por la carretera de La Cotina y a 200 metros gira a la izquierda por una pista de hormigón que sube a Dosango, señalizada con marca del PR-AS-187 Senda de Valdolayés.

Dosango

El camino desciende hasta el cauce del río de la Llaguna y sube a Dosango por la empinada ladera del valle. El repecho es largo y duro. Es la última cuesta de la ruta y, con poco de paciencia y esfuerzo, enseguida se logra llegar a las calles de Dosango. Las casas de la aldea se levantan a ambos lados de la calle principal, con sus hórreos, establos y pajares, y las esquinas muestran señales blancas y amarillas del sendero de pequeño recorrido. En la placita de la entrada hay que girar a la derecha, subir hasta el cruce de la parte alta del pueblo y girar a la izquierda por la pequeña carretera que se dirige a la Collada y Tenebredo. El camino a partir de aquí es más cómodo y apacible. A 500 metros de Dosango aparece un desvio a la izquierda señalaizado con un poste del sendero PR-AS-187; aunque el hito de madera está tirado en el suelo y medio cubierto de vegetación, el carril se distingue perfectamente en una zona de pastos y colinas cubiertas de helechos. La ruta atraviesa un collado y emprende el descenso directo al paraje de Valdolayés. Rápidamente, en pocos minutos, se llega a una curva muy cerrada que corte el terreno en horizontal y salva una parte muy empinada de la ladera. Antes de llegar a la siguiente horquilla aparece por la derecha un sendero que conduce a los restos del castro celta El Colladín. Su ubicación no es fácil de encontrar pero los aficionados a las ruinas prehistóricas pueden acercarse al poste del tendido eléctrico y buscar las piedras entre la vegetación, a unos 300 metros del camino principal.

Carretera de Tenebredo

La pista de Valdolayés traza una serie de curvas en la ladera del monte, pasa cerca de la construcción de una toma de agua y sale a la carretera de Tenebredo. Se ha de girar entonces a la izquierda por la cuneta de la carretera hasta llegar al área recreativa Las Xanas por la carretera, donde teníamos el coche.

Más Información»
Senda del Oso
Marzo 292014

La senda del Oso es una vía verde, en el centro de Asturias, que se puede realizar tanto a pie como en bicicleta, siendo esta última la mejor opción y sin duda la más divertida; se trata de una antigua vía ferroviaria por donde transitaba, hasta 1964, un tren minero que circulaba por los valles de TrubiaTeverga y Quirós, cuyos únicos restos visibles hoy son los túneles horadados en la roca que hay que atravesar.
La senda del oso que transita por fantástico entorno de bosque atlántico, se ha convertido en una ruta sencilla, apta para todas las edades, con muy poco desnivel y al no circular vehiculos a motor, también segura.
Es un plan excelente para realizar en familia, en solitario o entre amigos.

Senda del oso

La ruta

Partiendo desde Tuñón, donde hay un centro de interpretación y un centro para alquilar bicicletas (CBTT Valles del oso), se cruza el río en dirección a Proaza. Nos espera un camino rodeado de vegetación y paisajes hermosos mientras circulamos a la vera del río.

Después de unos 6km llegamos a Proaza donde se encuentra el recinto con osos pardos que cuenta con dos ejemplares; Paca y Tola dos osas que fueron recogidas cuando aún eran crías después de que un cazador hubiera matado a su madre.

Hoy, ya adultas, viven en un recinto bastante amplio, pero si uno llega a las horas de las comidas tiene la vista asegurada.
Los horarios de comida son a las 12.30h y 17.30h

Siguiendo unos 4 km más llegamos a una bifurcación que nos da opción a ir hacia Entrago otros 10 km mas adelante o a Santa Marina a unos 16 km.
Si elegimos esta última, a unos 6 km de la bifurcación llegamos al embalse de Valdemurrio que se puede bordear y además de un área recreativa y un bar tiene un centro de alquiler de canoas. Así que una propuesta interesante puede ser llegar hasta el embalse en bicicleta, alquilar unas canoas y volver a Tuñón en bici de nuevo.

En total, ida y vuelta desde Tuñón al embalse, son unos 32km muy llevaderos. A pie se tarda unas 3horas 45minutos en un sentido.

Cómo llegar

Desde Oviedo tomar la A-63 en dirección a Grado La Espina, una vez en ella continuar hasta la salida nº9 para Trubia, continua por la AS-228 en dirección a Trubia, después de llegar a Trubia continua por la misma carretera hasta llegar a Tuñón.
En total son 22km desde Oviedo

En Tuñón está CBTT Valles del oso donde se pueden alquilar buenas y variadas bicis además de obtener buena información sobre la ruta y aledaños. Cuentan además con duchas

Más Información»
Cuevas del Valle
Marzo 292014
Comarca: Valle del Tiétar
Extensión: 19 km2
Habitantes: 538
Altitud: 848 m.
Dist. a Ávila: 66 km.
Gentilicio: Covachero

Cuevas del Valle se encuentra en el Valle del Tiétar, en el Barranco de las Cinco Villas, a los pies del Puerto del Pico y desde tiempos antiguos a sus vecinos se les conoce en los alrededores como “los del gancho”. Y es que, según cuentan las malas lenguas, los covacheros tenían la costumbre de atrapar alguna de las miles de ovejas trashumantes que pasaban por aquí con la ayuda de un gancho. Hay quien dice que ese gancho persiste hoy, y que atrapa a los visitantes que llegan a este pueblecito con la belleza de sus calles y paisajes que son ahora para ti el inicio de la ruta mil veces repetida por hombres y ganados trashumantes y no es otra que la subida al Puerto del Pico por la calzada romana.

Iniciamos la excursión junto a una pequeña ermita donde arranca la calzada romana, la cual utilizaremos para subir sin perdida hasta el Puerto del Pico. La subida es cómoda, pues el buen estado de la calzada (ha sido restaurada) permite el levantar la vista del suelo e ir recreándose con el paisaje, saliendo del pueblo numerosos castaños nos acompañan a nuestra izquierda, pasamos junto al deposito de agua a cuya izquierda tenemos una fuente con abrevadero. Continuamos la subida cruzando por dos veces la carretera nacional que sube al puerto.

En el tramo final de la calzada, esta discurre junto a un pequeño arroyo y alcanzamos las ruinas del Portazgo, en unos pocos metros mas alcanzamos El Puerto del Pico 1.352m. de altitud.

Aquí cruzamos nuevamente la carretera, nos refrescamos en la fuente junto al mirador del barranco de las Cinco Villas, observamos el mojón de carretera que indica a Ávila 10 leguas y a Madrid 29 leguas, avanzamos hasta la casa acristalada y de su parte posterior sale el sendero que tras cruzar una portilla de alambre, nos llevara hasta la cima del Torozo.

avilamadrid

 

¿Donde dormir?

Hay varios lugares donde poder dormir, pero el que más me gusta es El Rinconcito de Gredos, no solo por el hotel que es una maravilla sino por lo bien que eres tratado, sintiéndote en todo momento como en tu propia casa y mención especial para su cocina, simplemente buenísima.

El Rinconcito

Excursiones

Entre las rutas y senderos que podemos realizar desde aquí cabe destacar:

Más Información»
Listado de Tipos Todas las Ubicaciones Calificación

Relación de Viajes